Tus genes pueden mantenerse vivos después de que mueras

¿Podrían nuestros genes continuar prosperando aunque hayamos fallecido? Un nuevo estudio en animales sugiere que los genes continúan funcionando hasta 48 horas después de la muerte.

El estudio, de la Universidad de Washington, analizó los niveles de ARNm en peces cebra y ratones después de su muerte, y los comparó con los niveles previos a la muerte. Descubrieron que si bien los niveles generales de ARNm disminuyeron, 548 genes de pez cebra y 515 genes de ratón mostraron picos de actividad hasta dos días después de la muerte. Los genes activos incluyeron aquellos asociados con el desarrollo fetal, el estrés y el cáncer, entre otros. Según un artículo en New Scientist, el mismo proceso puede ocurrir en humanos.

Por qué estos genes se despiertan horas o días después de la muerte es incierto. The New Scientist informa:

Es posible que muchos de los genes se activen como parte de los procesos fisiológicos que ayudan a la curación o la reanimación después de una lesión grave. Por ejemplo, después de la muerte, algunas células pueden tener suficiente energía para activar genes involucrados en el proceso de inflamación para proteger contra el daño, tal como lo harían si el cuerpo estuviera vivo.

Estos hallazgos pueden tener implicaciones para los trasplantes de órganos e incluso para determinar un momento de muerte más preciso en humanos.