Te sorprenderá hija abandonada por los comentarios del padre sobre su nueva vida

A veces la vida nos arroja bolas curvas y las cosas no salen como se supone que deben hacerlo. Estoy seguro de que has experimentado esto, igual que yo. Quizás estudiaste toda la noche para ese examen, ¿pero no pasaste? ¿Tal vez finalmente reuniste el coraje para hablar con ese enamoramiento y te rechazaron? ¿Quizás ese tren te hizo llegar tarde a esa increíble entrevista de trabajo y te costó ese trabajo tan codiciado? Estos son solo acontecimientos de la vida regular, y nos suceden a todos. No tenemos más remedio que aguantar y continuar con nuestros días. Sin embargo, lo que sucede cuando una persona que no debería te hace mucho daño?

Tal fue el caso de la joven en esta historia. Su padre la abandonó a una edad muy temprana, dejando a su madre hacer todo el trabajo para criarla. El padre hizo una extraña aparición aquí y allá cuando ella era muy joven, y luego desapareció nuevamente. Este hombre (y uso el término libremente) ni siquiera tenía la decencia común de proveer financieramente a su descendencia. Solicitó renunciar a su responsabilidad parental para evitar la manutención de los hijos, y la madre estuvo de acuerdo. Este es un hecho común en el mundo de hoy, pero la forma en que este niño lo manejó, definitivamente no lo es. Publicidad

Mientras escribo sobre esta historia, siento que me hierve la sangre. Estoy lleno de ira y rabia. Pocas cosas pueden ponerme en marcha como un padre aburrido. Sin embargo, la niña (solo 11 años en este momento) lo manejó de manera muy diferente. Después de un encuentro casual con un amigo en común, la madre se enteró de que el padre se había establecido y comenzó a criar una familia. Ella reaccionó como yo. Sin embargo, camino a casa, su hija la sorprendió. En lugar de estar enojada o herida, la niña sonrió y dijo, “Finalmente aprendió a ser papá.” La madre dice que aprendió todo lo que necesitaba sobre el perdón en ese momento. Publicidad

Decidí escribir este artículo porque la inocencia de este niño me sorprendió. A diferencia de ella, no soy tan indulgente. Como adulto y padre, sé todo lo que se necesita hoy para criar a un niño pequeño. Sin embargo, ¿quién soy yo para estar enojado con él? Si la principal víctima de su transgresión no está hirviendo, e incluso su madre (que también fue víctima de su abandono) podría dejarlo ir, ¿quién soy yo para estar enojado por ellos? Esta historia me mostró que tengo mucho que aprender sobre el perdón. Espero que algunos de ustedes, que son como yo, también puedan aprender a perdonar, o al menos reconocer que tienen mucho más espacio para el crecimiento personal. ¡Sé que lo hago! Publicidad

Crédito de la foto destacada: Vista previa de la publicación de Facebook de Diply.com a través de diply.com

Publicidad